La silla

Silla en la historia

Según datos históricos, no solo eran un objeto para sentarse. También eran un elemento de dignidad y elegancia. Ademas este mobiliario era utilizado por la realeza, y muchos de los nombres que los diferentes modelos de sillas reciben, datan de siglos pasados. Ya que los diseñadores mostraban respeto a los reyes colocándole el mismo nombre a las sillas. Tal es el caso de la silla Victoriana.

Silla Victoriana

La sillas en el arte

La silla vacía (1888). Poseía un significado muy personal para Van Gogh, ya que tendía a establecer poderosas conexiones entre los objetos y las personas. Cuenta la leyenda que Van Gogh gritó al ver vacía la silla en la que se había sentado su padre en una ocasión cuando lo visitó en La Haya. En conclusión, la imagen de su propia silla vacía, resuena con un lamento análogamente quejumbroso.

Ludwig Mies van der Rohe – dijo:

“Es un objeto muy difícil. Todo aquel que ha tratado de hacer una sabe eso. Sin embargo, hay infinitas posibilidades y muchos problemas; tiene que ser ligera, tiene que ser fuerte, tiene que ser cómoda. Es casi más fácil construir un rascacielos que una silla”.

Eero Saarinen – dijo:

“Una posición confortable, incluso si es la más confortable del mundo, no lo es durante mucho tiempo. La necesidad de cambiar de posición es un factor importante y que a menudo se olvida en el diseño de sillas”.

“La silla se puede diseñar a partir de tres elementos que se relacionan entre sí, en primer lugar: el razonamiento tecnológico, el carácter y la emoción que nos provoca”.

Para una persona apasionada por las sillas G. N.

2 pensamientos en “La silla

Los comentarios están cerrados.